Helen Mirren en la película de terror “La Maldición de la Casa Winchester”

La Maldicion de la Casa Winchester
Inspirada en hechos reales, llega a la cartelera peruana la película de suspenso y terror “La Maldición de la Casa Winchester”.

Inspirada en eventos reales. En una desolada extensa tierra a las afueras de San Francisco, se encuentra la casa más embrujada en el mundo. Construida por Sarah Winchester (ganadora del Oscar® Helen Mirren), heredera de la fortuna Winchester, es una casa que no conoce fin.

La casa, que fue construida veinticuatro horas al día, siete días a la semana por décadas, tiene 7 pisos de altura y miles de cuartos. Para alguien ajeno, parece un monstruoso monumento de una insana mujer. Pero Sarah no lo está construyendo para sí misma, ni para su sobrina (Sarah Snook) o para el Dr. Eric Price (Jason Clarke), a quien ella ha convocado en la casa.



Ella está construyendo una prisión, un asilo para cientos de fantasmas vengativos, y el más tenebroso de todos tiene que saldar cuentas con los Winchester. La película estrena el 8 de febrero 2018.



Reseña

La película de terror “La Maldición de la Casa Winchester” inicia de una manera en la que capta rápidamente la atención de los espectadores, pero con forme va avanzando la película se vuelve más y más predecible al punto que ni la misma Helen Mirren puede salvarla.

La historia cuenta un capítulo en la vida de la viuda Sarah Lockwood Winchester, donde está a punto de perder la administración de la compañía familiar, de la cual es heredera. Para evitarlo, ella solicita la visita del Dr. Erick Price y será él quien determine que su salud y estado mental estén en perfectas condiciones o no. Luego de primeros sucesos que afectan, tanto a Sarah como a dos de sus familiares que también viven en la casa, la trama se vuelve interesante. Aquí entra un clásico recurso de las películas de terror: las apariciones sorpresas acompañadas de sonidos fuertes o golpes, que tienen a hacernos saltar de nuestros asientos; y es algo que logra, pero solo por un cierto tiempo. El recurso se vuelve predecible y ya no hay sorpresa ante nuevas apariciones o sonidos.

Más o menos a la mitad de la película el curso de la misma cambia y ya no busca asustar al espectador, sino mostrarle más del desarrollo de esta historia y los sucesos que acosan a los habitantes de la casa. El mensaje detrás del uso excesivo de armas, para bien o para mal, queda flojo y, a pesar de mostrar que su uso podría ser considerado malo, no termina de convencer y queda como una idea sin terminar. El final resulta cliclé para este tipo de películas, que ni las buenas actuaciones de su elenco, lograr despertar nuevamente nuestra atención.