“Allinta Yachay”. Retrospectiva del pintor cuzqueño Alberto Quintanilla

Alberto Quintanilla

Pocos pintores como Alberto Quintanilla han sabido captar con extraordinaria agudeza la realidad y mezclarla con la ficción en una unidad conceptual que explota por los contrastes de cálidos y fríos.

Las obras del pintor cuzqueño Alberto Quintanilla representan un mundo poblado de seres extraños que hipnotizan. Con los recuerdos de su niñez, con las impresiones que le dejaron la visión del campo, los campesinos y sus costumbres ha sabido construir una obra que sin dejar la sencillez del artesano y el candor del campesino, se ha impuesto en el mundo del arte por su maestría.

La exposición retrospectiva “Allinta Yachay” -que en su traducción al castellano es, “Aprende bien” o “Aprende lo bueno” reúne más de 130 de sus obras entre pinturas y esculturas en donde asistimos a una combinación de espiritualidad y poesía en esas imágenes de perros de dos cabezas, marionetas, arcángeles, demonios, músicos, sapos. “Hay, también, algo del candor campesino que como una fuerza conduce su interés pictórico”, explica el crítico de arte Jorge Bernuy, curador de la exposición.



“Si tuviera que definir a Quintanilla, diría que es un imaginero del mundo de lo cotidiano, que alcanza la ternura pintando las cosas con las que ha logrado un místico contacto. Pero además es un investigador de la materia plástica, un estudioso de las posibilidades del hacer dentro de una técnica elaborada. El artista conjuga simultáneamente la figuración y la abstracción convirtiendo lo insólito en cotidiano” anota Bernuy.

Sobre el artista

Alberto Quintanilla es pintor, grabador, escultor, músico y poeta peruano, que nació el 29 de abril de 1934 en Cusco. Es parte de una familia numerosa compuesta de quince hermanos. Terminada la secundaria, Quintanilla realiza estudios de arte en la Escuela Regional de Bellas Artes del Cuzco. Estando a mitad de carrera decide venir a Lima para seguir estudios de restauración y regresa al Cuzco a trabajar.

En 1957 ingresa a la Escuela Nacional de Bellas Artes bajo la dirección de los maestros Manuel Ugarte Eléspuru y Ricardo Grau, paralelamente a sus estudios de pintura sigue cursos de técnicas de grabado. Culmina sus estudios ganando la medalla de oro y realiza sus primeras exposiciones en Lima. En 1953 gana una beca del gobierno francés para estudiar pintura en París, en el taller de restauración del Museo del Louvre.

Su obra se ha expuesto en numerosas ciudades y fueron parte de importantes colecciones en museos del mundo como Nueva York, Paris, Oslo, Berlín, Ginebra, Madrid y Milán, formando parte de colecciones artísticas de gran valor.

GALERÍA GERMÁN KRÜGER ESPANTOSO – ICPNA MIRAFLORES. AV. ANGAMOS OESTE 120, MIRAFLORES
Del 5 de enero al 18 de febrero, de martes a domingo de 11:00 am a 8:00 pm
Ingreso libre