El artista colombiano Hernán Espinoza y las cromolevitaciones

Del Origen al Cosmos

Del Origen al Cosmos, del artistas colombiano Hernán Espinoza, está conformada por un conjunto de 12 obras, trabajadas en técnica mixta sobre tela de medianos y gran formato y 2 módulos u objetos de arte en 3D.

Obras en las que Espinoza plantea un encuentro y progresión entre el origen y el cosmos, a través de la investigación y experimentación del color y las dimensiones espaciales estudiadas y desarrolladas en cuanto al comportamiento de los colores en el espacio. Esto lo logra mediante el estudio y uso de la estereoscopia, la teoría del color óptica estereoscopía, física del color, teoría Epipolar, algunas de las ideas de Kazimir Malevich y el suprematismo como el arte de la sensación pura, entre otros.

Lo interesante es que entre los principios psicobiológicos solo las variaciones horizontales, producidas por la diferencia de ubicación entre ambos ojos, originan la sensación de profundidad, siendo las variaciones verticales indiferentes en la cración de la sensación de volumen y relieve. Con sus estudios de color y artilugios (artificios) Espinoza logra levitar el color, la experiencia ya no es horizontal sino también vertical, agregando a esto además la profundidad en la altura, que se mueve o varía de acuerdo a la posición del color que se aplique y en dónde se aplique en la tela más el “factor de interferencia” y la posición y movimiento del espectador.

El color de interferencia es el resultado de un retardo entre las ondas del color que vibran. El retardo representa o se traduce en una distancia, y por tanto dependerá del camino recorrido por las ondas y por su diferencia de velocidad.

Todo esto le sirve a Espinoza para desarrollar, sugerir su propuesta de una progresión en un desarrollo del origen al cosmos, del cosmos a lo humano (con todo lo que conlleva), de lo humano al eros y a la reproducción y a la energía, la poética y la palabra, reuniendo y desplegando lo que fluye, vibra y arde/enciende y sale al espacio y se desarrolla hacia dentro en el espacio y se eleva en su comportamiento, en su devenir, creando un ambiente en el cual el espectador es invitado, incitado a ser y hacer parte de la obra, introduciéndose ópticamente dentro de ella. Logra que el espacio entre el observador y la obra sea uno solo. Esto es lo que Espinoza llama la “tercera dimensión” de la obra, que en realidad manifiesta más.

GALERÍA ENLACE ARTE CONTEMPORÁNEO. AV. CAMINO REAL 1123
Del 08 de marzo al 14 de abril, de lunes a sábados de 11:00 am a 8:00 pm
Ingreso libre