‘Vacío Museal’, medio siglo de museotopías peruanas (1966 – 2016)

Vacío Museal

El Museo de Arte Contemporáneo inaugura Vacío Museal, una exposición histórica y paradójica: sus principales ambientes arquitectónicos acogerán una compleja recopilación en la que Micromuseo (“al fondo hay sitio”) reúne todas las museotopías elaboradas como respuesta a una  carencia clamorosa: hasta hace apenas unos años, Lima era casi la única capital latinoamericana que ostentaba la ausencia funcional de un museo de arte exclusivamente contemporáneo. O siquiera “moderno”.

  • Micromuseo (“al fondo hay sitio”) (concebido por Gustavo Buntinx en el 1982)
  • Museo Hawai (concebido por Fernando Bryce en el 1999)
  • Museo Neo Inka (concebido por Susana Torres en el 1999)
  • LiMac (concebido por Sandra Gamarra en el 2001)
  • Museo Travesti del Perú (concebido por Giuseppe Campuzano en el 2003)
  • Puno MoCA (concebido por César Cornejo en el 2007)
  • Museo Itinerante del Arte por la Memoria (concebido por Karen Bernedo y otr@s artífices en el 2007)
  • Museo Leonidas Zegarra (concebido por Fernando Gutiérrez, “Huanchaco” en el 2010)

Nuestro gran vacío museal. Ese término fue acuñado a principios de la década de 1980 por el curador de esta muestra, Gustavo Buntinx, al teorizar los fundamentos de Micromuseo. Pero ya en 1970 Emilio Hernández Saavedra supo prefigurar esos sentidos con una imagen que es ahora el ícono preciso de la exposición toda: El Museo de arte borrado, una fotografía intervenida en la que el entonces tradicional y genérico Museo de Arte de Lima desaparece del contexto urbano dejando como huella un elocuente recorte en blanco. Un vacío. A ser colmado.

Gestos museotópicos en exhibición: (por orden cronológico)
– El ombligo de Adán (Grupo Arte Nuevo, 1966)
– El Museo de Arte Borrado (Emilio Hernández Saavedra, 1970)
– Contacta 71 (Francisco Mariotti y otr@s artífices, 1971)
– Reciclajes (Francisco Mariotti, 1979-1980)
– Mona / Lisa (Taller N.N., 1990)
– Restauración / No restauración (Colectivo Restauración / No restauración, 1990)
– Huaco-museo (Luis Castellanos, 2005-2007)
– Vínculos (Carlos Runcie Tanaka, 2013)
– El MALI en el mitayo (Brus Rubio, 2015)
– Tranquilo (es sólo un cuarto) (Millard Llanque Rodríguez, 2016)

Todo ello será expuesto y reflexionado, en esta macroexposición con la que Micromuseo reafirma su vocación permanente de vehículo cultural para nuestro imaginario crítico, en su sentido más plural, pluralista. Incluyendo, por cierto, al mismo Museo de Arte Contemporáneo, que generosamente alberga y propicia esta nueva museotopía, en contrapunto incitante con su propia institucionalidad y arquitectura. El MAC-Lima adquiere así una complejidad distinta, al evidenciar el otro lado de su prolongada gestación a lo largo de varias arduas décadas de esfuerzos por materializar su sede propia y distintiva.

Museo de Arte Contemporáneo – MAC. Av. Grau 1511, Barranco
Del 25 de junio al 25 de setiembre, de martes a domingo de 10:00 am a 6:00 pm

Entradas: General S/10.00, estudiantes S/6.00, niños (de 5 a 12 años) y adultos mayores de 65 años S/4.00